Trabajar a partir de los 55

Actualizado: feb 2

Recuerdo cuando comencé en la verbena. En anteriores ocasiones creo que os hice partícipes de cómo sucedió. Tenía 22 años. Me hacía mucha ilusión trabajar en algo que me apasionaba. Esa ilusión me llevó a realizar viajes de 5 horas de ida a Ourense, que era la ciudad donde ensayaba con la primera formación en la que estuve, 12 horas aproximadamente de ensayo y, al terminar, otras 5 horas de viaje de vuelta a Madrid. Así, cada 15 días. Supongo que primaba la ilusión a las circunstancias en sí.


A mi lado tenía a profesionales con muchos más años de experiencia que yo a sus espaldas. Se sorprendían con mi manera de actuar.


Pero, ¿a dónde quiero llegar con esta breve introducción? A que disfrutar de la experiencia necesaria es tremendamente importante en aquellos aspectos profesionales y personales a lo largo de nuestras vidas. Pero para llegar a adquirirla también es necesario contar con una primera oportunidad.


A mí se me brindó esa oportunidad. Han pasado 13 años. Rápido, sí, mucho. Y la experiencia adquirida durante todo este tiempo tiene un valor. Las habilidades adquiridas, la presencia, el saber estar o la profesionalidad son algunos de los aspectos a tener en cuenta.


Marzo de 2020. El Covid llega para quedarse (esperemos que no por mucho más tiempo). En ese mismo instante pensé: “Bueno, Lidia, algo hay que hacer. No tienes derecho a ERTE (como la mayoría de nosotros/as. Creo que no descubro nada nuevo a estas alturas). De algo hay que trabajar. Vamos a ver qué podemos encontrar”. Un año, compañeros/as. Un año va a hacer, con sus días y sus noches, y nada. Dan igual las horas invertidas en un anterior empleo. Dan igual las habilidades adquiridas, da igual la implicación, dan igual tus conocimientos. Si no tienes experiencia, no vales (eso se creen…). Pero eso no es cierto.


Y yo me pregunto: Si yo, con mi edad, tengo tanta dificultad a la hora de encontrar un empleo, ¿qué ocurrirá con aquellos/as compañeros/as que ya superan cierta edad? ¿Qué es de su vida? ¿Habrán encontrado algún empleo que se ajuste a todos los conocimientos, habilidades y experiencia adquirida durante toda su vida laboral?


Y la realidad es que cuanto más mayor eres, más dificultad encuentras. En una sociedad en la que prima la imagen por encima de cualquier otro aspecto, ya no sirves si tienes 55 años. En una sociedad en la que los contratos precarios están a la orden del día, ya saben que no vas a aceptar sus condiciones si tienes 55 años, sobretodo en lo referente a la jornada laboral, a la seguridad social y a la retribución económica. En una sociedad en la que el miedo se ha situado por encima de los propios principios, ya no sirves porque tu manera de entender el mundo con 55 años es distinta. Eso de “más por menos” ya no acompaña a los ideales generales a partir de cierta edad.


Y digo yo, a mí me resulta muy difícil encontrar un empleo con mi edad por falta de experiencia, pero aquellas personas que cuentan con la necesaria no disfrutan de esa oportunidad porque ya pasan de los 55. Entonces, ¿qué es lo que quieren? Es la incógnita que me surge y que, de momento, no tiene respuesta.


Ojalá salgamos más reforzados y mejores de esta situación. Ojalá encontremos la oportunidad que nos merecemos. Ojalá se nos brinde. Ojalá podamos volver a trabajar en el empleo que tantas alegrías nos ha proporcionado, independientemente de la edad que aparezca reflejada en nuestros DNI.


Mientras tanto, cuidaos mucho.







Fuentes:

Desempleados con más de 55 años

185 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo